¿QUIÉNES SOMOS?

La isla de Tali pertenece a distintas fincas de la Insuela, formada por varios propietarios.

La idea surgió muy poco a poco gracias a Natalia Rodríguez, de 21 años actualmente, haciéndose posible gracias al apoyo incondicional de sus padres, Marcos y Natalia, y sus abuelos, quienes están siempre para todo junto al resto de la familia y amigos.

Este pequeño refugio se forma principalmente por Natalia, quién busca la colaboración de voluntarios al menos un día a la semana.

Económicamente no tenemos ninguna ayuda pública por el momento, y por ello se sustenta con microdonaciones del teaming de 1 euro al mes, socios y aportaciones voluntarias de personas particulares y jurídicas. Además, en ocasiones también tenemos merchandising de productos solidarios del refugio a la venta.